La estimulación temprana o atención temprana infantil se basa, sobre todo en la repetición, a la que los expertos denominan unidades de información o bits. Del mismo modo que aprendemos a decir mamá o papá, repitiendo lo que nos dicen una y otra vez, podemos también aprender a leer, lograr un pensamiento matemático, e incluso desarrollar aspectos sensoriales y sociales.

La repetición sistemática y secuencial de estímulos o ejercicios, y de actividades con base científica, refuerzan las áreas neuronales de los bebés. Durante la estimulación, no solo se potenciará adecuadamente el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional del bebé, sino que también se ampliará su desarrollo individual, sus capacidades, su predisposición y su ritmo.Cada niño es único y diferente, y los padres lo deben tener muy en cuenta a la hora de estimularle. El bebé deberá vivir libremente esta experiencia y no como una obligación. Jamás se deberá forzar al niño a que haga alguna actividad para la que él no esté preparado ni suficientemente estimulado.

El bebé debe sentirse libre y motivado para mantener siempre una buena autoestima durante todo el proceso de aprendizaje. Por esta razón, los padres deben respetar su desarrollo individual, evitando comparaciones y presiones sobre su hijo. Los padres también aprenderán y crecerán en su tarea de padres durante la estimulación de su hijo. Antes de empezar con la estimulación del bebé es importante que ellos conozcan las etapas de desarrollo de un bebé para que puedan presentarle los estímulos y las actividades adecuadas a su edad y capacidades.

Recomendación literaria

Juegos mes a mes (de 0 a 36 meses) para que disfrutéis riendo y sonriendo con vuestros hijos, educándoles con buen humor en los tres primeros años.Es un libro personal e intransferible para tu hijo, quien se convierte en el protagonista de los juegos. Hay un espacio donde se pone su nombre y su fotografía, así como páginas en las que puedes escribir acerca de los períodos de desarrollo del bebé.
Las autoras, Elizabeth Fodor y Montserrat Morán, han seleccionado, con la experiencia de muchos años trabajando con niños pequeños, los juegos más adecuados para que los padres podáis favorecer el desarrollo físico y emocional de vuestros hijos.